• Certamen de Belleza

    Corona

    Certamen de Belleza


    Nota: Escribí esto con la idea de polemizar, sacudir, hacer pensar y reaccionar a aquellas mujeres que todavía no han entendido cuál es el respeto que se merecen, y el justo lugar que le pertenece en nuestra sociedad. (Mira: ‘El Despertar de la Mujer’).

    Catalogadas, pesadas, medidas y seleccionadas entre cientos por ser las más bellas y elegantes de sus regiones, habían llegado allá en vehículos especiales. Su presencia, como todos los años, había atraído la atención de expertos y aficionados en el certamen donde ellas mostrarían su elegancia, potencialidades y belleza.

    Lustradas y cepilladas por asistentes, todas, bajo el sol inclemente de la costa, tenían pieles casi brillantes. Siempre llevaban al cuello una escarapela con el nombre del lugar que representaban, con el cual eran llamadas, vendiendo así la dignidad del nombre propio, en ese lugar donde dinero y vanidad eran soberanos. Reinas de ese espectáculo multicolor donde se iban a decidir sus destinos, parecían tranquilas, como si no se dieran cuenta de la animación que las rodeaba.

    Siendo domingo los hombres habían llevado a sus hijos que, asombrados por la excitación en el aire, contemplaban todo con curiosidad; a sus esposas que tenían el conocimiento de que allí sus maridos iban a desear a esas bellezas, y harían de todo para que fueran suyas.

    La más esperada visión, que solamente los conocedores de verdad podían apreciar completamente, se inició después de los últimos indefectibles retoques. Ahora sí, en la plenitud de su esplendor, se tendría la posibilidad de ver a las protagonistas de cerca en la larga caminata en pasarela.

    La primera empezó su paseo que, cargado de miradas de todos los tipos, despertó en varios hombres la concupiscencia de poseerla, y ella, de ojos grandes y negros, continuó observando su entorno como si nada ocurriera, simplemente caminando.

    Algunos extranjeros, desconcertados por todo ese alboroto, que se parecía más a una histeria popular que a un evento de ese tipo, pensaban cómo en sus países todo terminaba en pocos días, no despertaba expectativa entre la gente o estaba cubierto por los medios de comunicación, ni generaba artículos, entrevistas o comentarios de expertos periodistas, que por horas hablaban sobre las cualidades de la una o la otra, o de su belleza, o de si sus medidas eran perfectas, o de si estaban bien dotadas de mamas.

    La atenta ojeada de un hombre siguió a una de ellas y, por ese deseo que su mente acariciaba en secreto, con una excusa se alejó de su familia. Regresando con ella al lado, con rostro satisfecho, miró fijamente a su sorprendida mujer.

    Manuel, el hijo de cinco años, feliz y excitado, dijo:

    “Papi, ¿puedo tocar la vaquita?”  🙂

    Con cariño,

    Dada

    NOTA IMPORTANTE – Si te gustó este artículo y tienes preguntas o quisiera saber más sobre esto u otros artículos de este blog, puedes inscribirte en el grupo de Facebook llamado “Dada Japamantra – Ser, Liberación del Intelecto y Justicia Social” https://www.facebook.com/groups/579168235583579/

    Si este tipo de conocimiento te ha servido para mejorar tu vida, o expandir tu visión del mundo material y espiritual, puedes ser parte de las redes sociales simplemente:
    ‘LIKE’ a 
    Facebook

    Seguir Twitter  

    Suscribir en YouTube 

    Además, SÉ GENEROSO o GENEROSA, compártelo con quienes amas y conoces, puede ser una manera más para mostrarles tu cariño o amor. 

    Aquí podrás leer sobre la filosofía del grupo. http://dadajapamantra.org/el-inicio-de-una-nueva-aventura/

4 Responsesso far.

  1. Maria Eugenia Palomino dice:

    Para mi fue claro y contundente, las mujeres no somos ejemplares para exhibir el cuerpo, somos mucho mas que eso, cada quien decide como quiere ser visto, yo por mi parte quiero ser vista y reconocida de otra manera, de una forma mas humana, mas espiritual menos fisica.

  2. Tamanaja María dice:

    Interesante historia de doble sentido ……
    Me pregunto :
    Acaso era un chiste ??
    O tiene mucho que enseñarnos..???
    Gracias Dada .

  3. Asunción Villafuerte dice:

    Excelente mensaje y las vacas si tienen mamas, sólo que se usa el decir ubres, en la zona ganadera de la Sierra de Cusco decimos la teta de la vaca, al final son hembras de otra especie.

  4. Lucía Alicia Flores dice:

    Namaskar Dada, parecía que hablaba de un certamen de belleza, pero su mal manejo del castellano le “jugó una mala pasada” las vaquitas no tienen mamas, tienen ubres! Muy, muy bueno. Respecto a la cuestión de fondo, el deseo de gustar en la mujer es instintivo y hormonal, así es que difícilmente podamos luchar contra eso. Ahora que la industria de la cosmética y la manipulación de los instintos tanto femeninos, como masculinos hayan llevado las cosas a una exageración y a un consumismo que supera todo lo imaginable y del que parece difícil escapar es otra cuestión. Eso dependerá de la madurez y de la conciencia de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate para recibir boletines mensuales